Your browser does not support JavaScript!
El mundo de inmigración está cada vez más complicado con tantos cambios y nuevas leyes que se implementan cada día. La pregunta del millón que las personas quizá se hacen cuando se ven envueltas en asuntos de inmigración es: ¿Necesito abogado que me represente? ¿Me asignara la corte un abogado de oficio?

La corte de inmigración es totalmente diferente a la corte criminal. En este ramo judicial la corte no provee defensa pública. Las personas pueden decidir si contratan a un abogado o se representan a sí mismos. El porcentaje de ganar un caso al representarse solo es mucho más grande. Por lo cual, en muchos casos, por falta de conocimiento de leyes y los requisitos para preparar las aplicaciones y documentación para su caso, las personas que deciden representarse a si mismos, salen afectadas y hasta con una deportación a su país natal. En algunos casos a veces el resultado es irremediable.

Mi consejo como defensora de los derechos del inmigrante es que nadie debe representarse solo. Toda persona debe consultar por lo menos con uno o dos abogados y asesorarse bien sobre los efectos que puede tener su situación migratoria. Recuerde que cada caso es diferente, y debe informarse cuales son las opciones que usted tiene para lograr el éxito y poder quedarse unido con su familia en este país. Nuestra oficina siempre tendrá sus puertas abiertas para recibirle y asesorarle y tenemos un alto porcentaje de éxito, nos hemos esforzado en ganar todos los casos posibles y asi cumplir nuestra misión con la comunidad latina de mantener a sus familias unidas.